Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Posted in:

“El Gran bailarín” Roberto Roena

maxresdefault (1)

Roberto Roena es un cantante nacido en Puerto Rico, en el barrio Dulces Labios de Mayagüez. Sus comienzos no fueron en la música pues siempre quiso ser jugador de beísbol profesional y se destaco en este en la liga de béisbol aficionado de Puerto Rico pero su hermano  Francisco “Cuqui” Roena le enseño rutinas de baile lo que le dio una primera vista a este mundo del cual luego se enamoró. Hoy en día es considerado uno de los directores más cotizados del género musical.

Primeros pasos.

De pequeño se dedicó a bailar junto a su hermano- Se caracterizaban por bailar mambo y cha cha chá, se presentaron en diversos lugares y participaron en varios concursos. Su tío el bailarín Aníbal “Andy” Vázquez -quien era un prestigioso bailarín de los años 50- se dedicó a enseñarles más y más pasos de baile.

En 1954 obtienen el primer lugar en el concurso de Myrta Silva y obtuvieron la oportunidad de ser contratados por un programa de espectáculos llamado “La Taberna India” que se transmitía todos los miércoles. Durante este año en el programa conoció a Rafael Cortijo y su Combo. Para finales de ese año y comienzos de 1955 tuvo la oportunidad de trabajar con Ismael Rivera en “El Show de Cortijo y Su Combo” y logró el amor del público con sus bailes acrobáticos.

Poco después logra, con tan solo 16 años, tocar con El Combo de Rafael Cortijo y el éxito fue tal que Cortijo decidió que los quería contratar como parte de sus banda -la cual tenía un contrato en Nueva York-. Cortijo tuvo que pedirle permiso a la madre de Roena y cuando fue ella le preguntó “¿Por qué quieres llevártelo, si Roberto no es músico?” a lo que él le contestó que su hijo tenía talento y que le enseñaría a tocar los bongoes.

En su época en Nueva York se presentó en lugares como El Palladium y El Teatro Puerto Rico. Fue corista y bailarín pero poco a poco fue mostrando interés por la percusión decidió tomar lecciones de percusión que con el tiempo le aseguraron el puesto en el combo de Cortijo que lo impulsó a tener una carrera en el mundo dela música.

 Subiendo y bajando

En el año 1962, la banda gana el premio “Momo de Oro” en los carnavales de Caracas, Venezuela y después fueron a Panamá donde realizaron una presentación tan exitosa como la palabra misma. Pero este éxito les duró poco pues el grupo comenzó a desintegrarse comenzando con el “forzoso” retiro de su cantante estrella Ismael Rivera. Luego el pianista Rafael Ithier junto con seis músicos se retiraron buscando nuevas oportunidades.

Roberto permaneció junto a su maestro y después de cinco meses se le presentó la oportunidad de unirse a sus  ex compañeros, que liderados Rafael Ithier desertaron del Combo de Cortijo en mayo de 1962 para conformar El Gran Combo de Puerto Rico.

 

El bongosero oficial de El Gran Combo, era Daniel “Maninín” Vázquez quien al salir del grupo, entonces es reemplazado por Roena, aportando su bongó y los pasos de baile que servirían para crear junto a Pellín Rodríguez y Andy Montañez las fabulosas coreografías de El Gran Combo.  Entró Roberto Roena al Gran Combo contando con la suerte que a los diez días la agrupación realiza su primer viaje a la ciudad de Nueva York, esta fue en abril del 1963, donde todas sus presentaciones fueron un éxito rotundo, presentándose en tarimas como la del famoso Palladium, el Manhattan Center, el Bronx Casino y el Caborrojeño.

 Roena salió definitivamente de El Gran Combo a mediados de 1969, a raíz de diferencias personales con Andy Montañez, lo acompañó el trompetista Elías López.

Roena decidió formar su propia agrupación convocando a músicos de la talla de los trompetistas Mario Álvarez Cora, ex compañero del combo de Cortijo y Elías López, el trombonista Osvaldo “Cuchón” Núñez, Al Albreu y Piro Mantilla, entre otros; la mayoría de los cuales habían grabado con Roena en el álbum de Los Megatones, “Se Pone Bueno / It Gets Better”.  Con el nombre de El Apollo Sound el fallecido Al Albreu bautizó la orquesta; así el nombre de la banda tiene su historia: lo de Apollo porque el 29 de junio de 1969 el Apollo 11 fue lanzado a la luna y ese día fue el primer ensayo de la orquesta.

Nuevas ventanas

Años después Roena firmó contrato con el sello Fania International, una división de la compañía Fania Records de Jerry Masucci y Johnny Pacheco. En esta producción contó con la participación de Orlando “Peruchín” Cepeda quien fue su consejero musical;  de Catalino Tite Curet Alonso quien escribió el tema que más pegó “Tu Loco Loco, Y Yo Tranquilo”, además contó este disco con temas como “Consolación”, “El Escapulario” y “El Barrio Sin Guapo” los cuales fueron interpretados por un joven vocalista llamado Piro Mantilla, quien fue integrado a la orquesta como único cantante latino, acompañado por los vocalistas de estilo americano Dino “Guy” Casiano y Frankie Calderón que a la vez hacían coros.

Los inicios de esta orquesta llamada Apollo Sound -nombre que viene del nombre de la misión espacial- tuvo un buen comienzo pues contaban con de dos trompetas y dos trombones en armonía, saxofón tenor (doblando en flauta) en la sección de vientos, en la sección rítmica: bongó, conga, timbales, bajo, piano y en las voces: vocalista principal y coros. Más adelante se añadió una tercera trompeta a mediados de los 70 y se mantuvo hasta los noventa. La banda logró tener un estilo distintivo pero cuando Roena sintió que debían avanzar más contrató a algunos de los más creativos arreglistas de Puerto Rico durante esos años, incluyendo a Bobby Valentín, Elías López, Luis “Perico” Ortiz, Julio “Gunda” Merced, Papo Luca, Louis García, Tito Rivera y Humberto Ramírez.

Años después en 1974, se grabó el álbum favorito de Roberto pues le pidió a sus músicos y arreglistas que trabajaran con toda libertad y así lograron “Roberto Roena y su Apollo Sound 6”. En este álbum Luis “Perico” Ortiz hizo los arreglos de los temas “Traición” y “Parece Mentira”, Julio Gunda Merced del tema “El Que Se Fue”, Bobby Valentín arregló “Que Se Sepa” y “Ese Soy Yo”, y el fallecido pianista y arreglista Jorge Millet “En Mis Rosales”, “Herencia Rumbera” y “Cucarachita Cucarachón”.

Éxito oculto

Una noche Julio Merced y Julio Soufront le tocaron la puerta de la habitación a Roena, y le presentaron una canción titulada “Mi Desengaño”, la cual se la ofreció a Sammy para que la cantara, pero a este no le interesó grabarla. Pero poco después Miguel Rodríguez le presentó a Roena a un jovencito de nombre José “Papo” Sánchez y accedieron a grabarla. Esta se convitió en uno de los éxitos comerciales más grande de la historia del Apollo Sound y en un verdadero clásico de la salsa. 

Ruben Blades en 1977, participó en las canciones “Para ser Rumbero” y “Amistad Barata” para el album “La 8va. Maravilla”. Luego de esto Sammy Gonzalez salio de la agrupación pero el álbum “Roberto Roena y su Apollo Sound 9” fue uno de los álbum mas vendidos de Roberto Roena Y Su Apollo Sound entre todos sus trabajos musicales. En los años 80, Roena cambió para el sello Fania y grabó cuatro álbumes más.

En 1980, lanza el décimo primero trabajo musical titulado “Que Suerte He Tenido De Nacer”, del cual sonaron temas como “Trago Amargo”, “Yo Soy De Ley”  y “Algún Día” todos con colaboraciones de otros salseros. La canción que más sorprendió  fue el debut de Roberto Roena como cantante del tema “Sigo Buscando Un Amor”, del álbum también se produjo un vídeo clip del tema “Mi Alegría Y Mi Tristeza”, a finales de los 70s.  

La penúltima grabación para el sello Fania en 1981 fue “Looking Out For ‘Número Uno” que contenía el tema de una amarga dulzura “Se Esconde Porque Me Debe”, que fue arreglado por Louis García, y tres interpretaciones de temas escritos por el compositor y director de orquesta cubano Adalberto Álvarez  “Tal Vez Vuelvas A Llamarme”, “Vamos, Háblame Ahora” y “Son De la Madrugada”, vocalizados por Carlos Santos y Tito Cruz.  En 1982, Roberto se asoció con el vocalista Adalberto Santiago para su última grabación en el sello Fania, “Super Apollo 47:50” del cual se escucharon fuertemente los temas éxitos “Vigilándote”, “Campanera” y “Sabroso Cantando”.  También en 1982, Roena participó de nuevo en una reunión de algunos ex-miembros de El Gran Combo en “El Combo Del Ayer”, y de nuevo en 1983 en “Aquel Gran Encuentro”.

Los 90

En los 90 fue una escasa producción, Roberto Roena se presentó en el Poliedro de Venezuela en 1995 en un apoteósico concierto con lleno total, quedando fuera del mismo cerca de 5000 fanático, en un hecho sin precedentes en la historia del escenario.  También se presentó con un éxito arrollador en Colombia, donde sus seguidores lo recibieron con los brazos abiertos y un respaldo total.  Conquistando otros lugares se presentó con sorprendente éxito en Los Ángeles y en San Francisco, California.

Entre sus presentaciones se destacan dos espectáculos realizados en la importante sala de festivales del Centro de Bellas Artes, Luis A. Farré de Puerto Rico. En el primero de sus conciertos en tan reconocido centro de espectáculos, se convirtió en el primer director de orquesta en lograr reunir, luego de 25 años de éxitos, a sus cantantes y músicos originales en un mismo espectáculo; quedando recopilado en dos discos compactos grabado en su totalidad en vivo. Su segundo concierto se caracterizó por presentar una fusión de salsa con latín jazz, destacando la participación del cubano, ejecutantes de las pailas, Orestes Vilató, Luis “Perico Ortíz, David Sánchez y Anthony Carrillo, entre otros.

A finales de 1996, grabó para la compañía Musical Productions Inc. el trabajo musical “Roberto Roena y su Apollo Sound, “Mi Música Mil Novecientos Noventa Y Siete”, que es presentado en formato de CD y como siempre Roena trabajó duro para brindar lo mejor a sus seguidores. Por el lado de Tempo Alomar tenemos el estilo de la bomba en “Baila Y Goza”, el romántico “Como Te Hago Entender” y el pesado tema “Mi Mambo Pide Campana” inspiración de Peter Velásquez y arreglado por Willie Sotelo.